Permanentes y Fijadores

PERMANENTES Y FIJADORES


Mediante el empleo de líquidos especiales, basados casi siempre en tio glicolatos alcalinos, se puede conseguir una ondulación bastante duradera del cabello, en la forma que se desee. Según las técnicas empleadas, se puede hacer en frío o en caliente, con concentraciones y duraciones distintas, según los líquidos empleados. Hoy en día la permanente en caliente se efectúa siempre en las peluquerías, mientras que la permanente en frío está todavía muy difundida en el hogar. Si los cabellos son incoloros, débiles y delicados, es preferible el método en frío; si son fuertes, abundantes, espesos y bien coloreados, es preferible el método en caliente. Hay que evitarlas cuando se produce una excesiva caída de cabellos, si éstos son demasiado finos y frágiles, si se sufre de eczemas y erupciones, y también durante los últimos meses del embarazo, en casos de trastornos gástricos, hepáticos o nerviosos, y durante los períodos de convalecencia y de menopausia.
Si bien la permanente capilar puede dar un aspecto más atrayente, no es muy beneficiosa para la salud de los cabellos.


Antes de hacerse la permanente, hay que lavarse la cabeza con un buen champú. Téngase presente que la causa de muchas molestias originadas por la permanente puede ser la concentración demasiado fuerte del líquido en substancias químicas alcalinas y tioglicólicas, el tiempo demasiado prolongado de la aplicación, una temperatura excesivamente elevada y una neutralización insuficiente. En casos de cabellos débiles y frágiles, hay que tener mucho cuidado con todo lo expuesto.
Los fijadores. Se componen de lacas en spray o en loción, que fijan los cabellos dándoles un ligero barniz de resina, generalmente sintética o de gomas naturales. Para los cabellos rebeldes, para una mayor duración de la ondulación, y también para las mujeres deportivas, los fijadores son indispensables y han sido muy bien acogidos por las consumidoras. Aunque no son tóxicos, se debe evitar respirarlos durante las pulverizaciones.


Las brillantinas. Tienen la finalidad de dar más lustre y brillo a los cabellos, para ambos sexos. Hoy en día se encuentran brillantinas líquidas excelentes, aunque es necesario un empleo muy moderado y discreto de estos productos, que obligan a lavar el cabello con más frecuencia, por dejarlo graso.