Maquillaje de fondo

MAQUILLAJE DE FONDO


Para obtener una cara resplandeciente, luminosa, uniforme, para disimular pequeñas fealdades que puedan existir (que sin embargo se pueden hacer desaparecer y no sólo disimular), para proteger el rostro.de los cambios demasiado bruscos de temperatura y de la acción nociva del polvo atmosférico, es necesario emplear un maquillaje de fondo. Este puede ser en crema o líquido. Generalmente el líquido da una agradable transparencia a la epidermis, mientras el maquillaje en crema disimula mejor. Es muy importante saber escoger el color más adecuado a la propia tez: si la piel tiene una palidez acentuada, conviene emplear un color rosa dorado; si se tiene la tez olivácea es preferible emplear un color melocotón; si fuese en cambio demasiado sonrosada, aconsejamos adoptar un color que lo atenúe, beige por ejemplo. Si la epidermis no estuviese en condiciones de perfecta salud, lo más razonable sería emplear un maquillaje de fondo que fuese a la vez curativo.


El maquillaje de fondo se toma con la punta de un dedo y se aplica a la frente, a las mejillas, al mentón, al cuello, extendiéndose después para darle la mayor uniformidad posible golpeando por último delicadamente con los dedos toda la superficie tratada, a fin de impregnar con mayor rapidez las capas cutáneas superficiales.
Difuminando sabiamente los colores, empleando a la vez maquillajes de fondo oscuros y claros, se puede modificar una cara, dulcificándola y rejuveneciéndola.

 
NARIZ
Una línea ligera de base clara a lo largo de la nariz la alarga y le confiere un aire clásico. Una sombra de base oscura bajo la punta de la nariz la acorta. Aplicando la base clara en el dorso de la nariz y la base oscura a ambos lados, se disimula una nariz chata. En cambio, la base oscura en el dorso y la base clara a ambos lados da mayor relieve a una nariz demasiado fina.


MENTÓN
 Una base clara realza un mentón aplastado. Una base oscura acorta un mentón demasiado saliente. Una ban¬da de base oscura que llegue hasta las orejas elimina (o casi) un mentón doble.

OJOS
La base clara bajo los ojos elimina las ojeras. La base clara bajo las cejas corrige el defecto de unos ojos demasiado juntos. La base clara puesta entre el conducto lacrimal y el entrecejo realza unos ojos hundidos. Para disimular las bolsas bajo los ojos, cubrirlas con una base oscura y rodearlas con una base clara.

 
LOS POLVOS
El mérito sobresaliente del maquillaje es el de ser transparente y mate; se pueden obtener efectos sorprendentes aplicando los polvos sobre el maquillaje de fondo y la crema de base. De todos modos, los polvos deberán ser siempre más claros que el maquillaje de fondo y si se aplican dos polvos, los más claros se aplicarán directamente sobre el maquillaje de fondo y después los más oscuros. Los polvos modernos son todos impalpables, pero deben escogerse los más ligeros y transparentes. Los polvos también pueden tener una acción curativa principalmente sobre el acné si poseen determinadas substancias calmantes, antisépticas o que sirvan para devolver el equilibrio a la secreción sebácea. Los polvos normales de belleza, además de poseer un efecto estético, sirven de protección contra casi todos los agentes exteriores.


Al elegir los colores, sin embargo, hay que tener presente que unos polvos de tonalidad más bien oscura empequeñecen la cara, por lo que son aconsejables para caras más bien anchas; en cambio, las tonalidades claras ensanchan el rostro y están indicadas para las caras más finas y delgadas.
Los polvos se aplican con ligeros golpecitos mediante algodones bien limpios sobre el cuello y la cara, siempre con movimientos que partan del centro y de la parte inferior en dirección al exterior y a la parte alta. Primero se aplica una capa abundante, para suprimir después el exceso con algodón bien limpio o con un cepillito a propósito.


Los polvos compactos o make up son de empleo muy cómodo pero pueden resultar perjudiciales por la tendencia que tienen a cerrar los poros de la piel e impedir la integridad de las funciones fisiológicas cutáneas. Existen polvos compactos más o menos grasos y más o menos adherentes. Aconsejamos los menos adherentes, es decir, los que más se parezcan en su acción a los polvos normales. Damos a continuación algunos consejos para empolvarse:

 
No economizar excesivamente los polvos.
Hacer penetrar los polvos en el maquillaje de fondo y en el colorete de una manera homogénea.
Después de empolvarse, cepillarse siempre bien las cejas y las pestañas para limpiarlas de polvos.
No empolvarse nunca la parte móvil de los párpados, que hay que tratar con un sombreado a base de crema.
Si hubiese en el rostro gotitas de sudor, conviene eliminarlas con un paño o con un algodón antes de aplicar los polvos.

 
LOS OJOS
De los ojos depende en gran parte el atractivo femenino y por ello es necesario poner la mayor atención en su arreglo. Se deben cepillar, depilar y dar masaje a las cejas además de retocarlas con un buen lápiz. Con un cepi¬llito a propósito se aplicará después en las pestañas el rimmel, de abajo a arriba. Por último, se completará la operación aplicando en los párpados un sombreado adecuado. Estas operaciones se describen con detalle en el capí¬tulo siguiente: Belleza de los ojos.


LA BOCA
El último e importante punto que queda para completar el maquillaje del rostro es la boca. Para la aplicación del rouge existe una técnica muy precisa. En primer lugar hay que secar bien los labios y espolvorearlos con un poco de polvos, pues de lo contrario, el rouge no se adheriría bien. Después se debe trazar con lápiz la línea del contorno de acuerdo con el dibujo que se desee dar a los labios, manteniendo la boca cerrada y rígida para no alterar el contorno natural. A continuación se extiende el rouge por medio de un pincelito ex profeso en el labio superior, yendo de dentro a fuera, apretando después los labios uno contra el otro; por último se secarán con papel de seda. Hay que utilizar con mucha atención y precisión el perfilador y el pincelito. Conviene apoyar el meñique en el mentón para mantener firme la mano. Se encontrará explicado con detalle todo lo referente a los labios y a la elección de lápices en el capítulo: Belleza de los labios.